Orquestación Cognitiva, de Recuenco


Leo un hilo de twitter, de Juan Pablo Jimenez, que hace referencia a Javier García Recuenco, y que me parece superinteresante.

Este es el hilo

Primera clase con @Recuenco de CPS superada.
Hoy ha tocado Orquestación Cognitiva y puedo decir que no veré de la misma manera al «señor del palito» que dirige una orquesta.
Aquí van unos puntos que he sacado:
– Operacional: El Project Manager (tareas, riesgos, fechas…)
– Creativa: La identidad de marca, el mensaje…
– Política: El que gestiona los diferentes intereses implicados.
– Cognitiva: El que garantiza que todo el mundo entiende y comparte la visión y la estrategia. Me gusta el concepto de «guardián de la visión».
Los tres primeros son más habituales, el cuarto es el que tiene que jugar más en «terreno desconocido»:
1.- (Aquí me viene a la mente la gestión de las disfunciones de un equipo que presenta @patricklencioni )
2.- Autoridad, que además debería ser ganada, porque la coercitiva probablemente le traería malas pasadas.
Seguro que me he dejado varias cosas importantes por el camino, pero confío que vendrá @Recuenco al rescate 😉

Una idea seductora: Mucho más que Project Manager.

La idea me ha seducido. Cuando hablo de «mi trabajo» pienso en «Especialista en Año Cero», porque lo que hago es poner en marcha proyectos desde su concepción hasta saber si funcionan -o no-. Es lo que me gusta, lo que creo que hago mejor, y a lo que dedico mi día.

Pero cuando tengo que explicárselo a alguien -cuando tengo que facturar por ello- me defino como «Project Manager» aunque siempre mi trabajo es más amplio -y profundo- que lo que este término engloba.


Y Juan Pedro -y Javier- me han aportado una visión muy interesante.

En palabras que recuerde.

Orquestación cognitiva me parece un término que no voy a recordar. «Señor del palito» lo recordaré… pero me temo que es excesivamente coloquial para pasar una factura. 🙂

Lo que me parece interesantísimo son los cuatro aspectos del trabajo de este «Señor del palito», o «Especialista en Año Cero».
– La vertiente operacional. En mi caso es por la que cobro, por lo que puedo poner en la factura, y es lo que todo el mundo entiende y acepta. Por decirlo de algún modo, es lo que llegado el momento se puede buscar en Google.
Es fácil, por mi titulación y experiencia, emitir una factura con ese concepto.
– La vertiente creativa. Poner nombre, hacer una mínima imagen de marca, un pequeño y atractivo story telling. Casi siempre diseñar y desarrollar el modelo: de negocio, de promoción, de financiación, de equipo. En algunos casos incluso realizo una landing page o pequeña web, el inicio de las redes sociales o un rápido Plan de Comunicación. Son cosas que hago y que son difíciles de facturar porque «no soy un especialista en eso». Quizás se solucionara con las palabras mágicas: «mi equipo lo hace…»

Pero hace referencia a las dos partes de mi trabajo que son las más duras, las más complicadas, en las que aporto más valor. Las dos partes que hacen mi trabajo diferente y relevante. Pero que son difícilmente facturables.
– La vertiente política. Es la parte desde la que se gestionan los intereses de los diferentes implicados. Aquí creo que se englobaría toda la parte de compliance, -que está tan de moda-. Integrar los intereses de todos desde el principio dentro de la legalidad y los buenos usos y costumbres, requiere conocimiento extenso y lúcido de los intereses de terceros, y amplio de las normas y legislación. No suele ser fácil y suele aportar enorme valor.
– La vertiente cognitiva. Es la parte desde la que se garantiza que todo el mundo entiende y comparte la visión y estrategia. Añadiría que también es la parte desde la que se diseña esa visión y estrategia que debe ser entendida y compartida.

Esta últimas vertientes, política y cognitiva, son absolutamente claves y difíciles de facturar.

(Me falta la vertiente de liderazgo, o la vertiente temporal… que es la chispa para conseguir que todo esto comience y la fuerza para que se mantenga en el tiempo.)

—————–

Pero de todo este discurso para mi la parte más importante y que no sé cómo tratar todavía -después de 25 años- es la parte pecunaria del discurso. ¿Cómo facturo esas vertientes políticas y cognitivas?

Tengo que procesar el hilo turras de @Recuenco, del 19 de febrero.

https://twitter.com/Recuenco/status/1494930436191096834

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Add Comment *

Name *

Email *

Website

tres × tres =